Divorcio Express

Habréis oído muchas veces hablar del divorcio “exprés”. Es la forma coloquial con la que se conoce al divorcio que solicitan los cónyuges de mutuo acuerdo, que debe su nombre a la mayor celeridad en su tramitación. Por tanto, no es un “tipo” de divorcio, sino una manera concreta de obtenerlo, más rápida y económica que la vía contenciosa, y con un menor coste emocional porque se evita la confrontación de las partes en un juicio.

 

Hasta el año 2015, la única vía para obtener el divorcio era la judicial. Es decir, solo un Juez podía decretar el divorcio, bien fuera solicitado de mutuo acuerdo, bien, a falta de éste, en el marco de un procedimiento contencioso. Tras la reforma del Código Civil introducida por la Ley 15/2015, de 2 de julio de Jurisdicción Voluntaria, los cónyuges pueden también tramitar de mutuo acuerdo su divorcio ante Notario, siempre que no existan hijos menores de edad no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de ellos.

 

Pero, ojo, cuando se habla de divorcio de mutuo acuerdo, no basta que haya consenso en el hecho de querer divorciarse (ningún cónyuge puede negarse a ello si el otro lo solicita), sino que debe existir acuerdo en cómo regular los efectos del divorcio en relación a los hijos comunes, a los bienes y a las relaciones económicas entre ambos, acuerdo que, en bastantes ocasiones, no es tan fácil de lograr. Ese acuerdo debe quedar plasmado en un documento denominado Convenio Regulador.

 

Es requisito común para que se decrete el divorcio, por cualquiera de las vías, que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio, salvo que se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge que demande el divorcio, de los hijos comunes o de los hijos de uno u otro cónyuge.

 

Hoy os vamos a explicar cómo se tramita el divorcio de mutuo acuerdo ante el Juzgado, y dejaremos para otro día el divorcio ante Notario.

 

¿Qué es el divorcio express o de mutuo acuerdo?

 

El divorcio de mutuo acuerdo fue expresamente reconocido en nuestra legislación otorgando a los cónyuges la posibilidad de solicitar la disolución de la relación matrimonial en base a su voluntad de no seguir vinculado al otro cónyuge, sin que deba haber concurrencia de ninguna otra causa diferente o adicional a esta expresa voluntad del matrimonio de disolverlo.

 

Desde la modificación que en el año 2015 se realizó del Código Civil, en virtud de la Ley 15/2015, de 2 de julio de Jurisdicción Voluntaria, los cónyuges pueden acudir al Notario (al que se le atribuyeron expresas competencias en este sentido), para solicitar el llamado coloquialmente como divorcio express.

 

Esta vía, convive por tanto en nuestro ordenamiento jurídico, con el divorcio en vía jurisdiccional (ante el Juez), y supone un ahorro de tiempo y dinero para los cónyuges que la eligen como forma de disolución de su vínculo matrimonial.

 

Pero no todos los matrimonios pueden hacer uso del divorcio express, sino que deben concurrir a determinados requisitos.

 

¿Cuáles son los requisitos para un divorcio express?

 

En primer lugar y como requisito básico. Debe haber mutuo acuerdo de los cónyuges para divorciarse.

Deben haber pasado tres meses como mínimo desde la celebración del matrimonio.

Es necesaria la intervención de al menos un abogado en ejercicio.

 

¿Cómo inicio el procedimiento del divorcio “exprés”?

 

Ya hemos dicho que para solicitar el divorcio de mutuo acuerdo, las partes deben acordar cuestiones como la custodia de los hijos comunes, la pensión de alimentos, el uso de la vivienda familiar, etcétera. Todo ello debe quedar recogido en un Convenio Regulador que debe presentarse al Juzgado, junto a una demanda de divorcio, para su aprobación.

 

La demanda de divorcio debe ir firmada por abogado y procurador, y pueden formularla ambos cónyuges o uno con el consentimiento del otro.

 

Para la redacción del Convenio Regulador las partes pueden acudir a un único abogado común para ambos, cuando el acuerdo haya sido previamente alcanzado y deba tan solo ser plasmado y redactado en la forma que la ley exige, o bien, contar cada uno con su propio abogado, de forma que son éstos quienes negocien y acuerden los términos del Convenio en nombre de las partes.

 

La experiencia demuestra que es preferible esta segunda opción, es decir, que cada cónyuge acuda a un abogado que le informe y asesore sobre sus derechos y obligaciones, y, respetando siempre la voluntad de las partes y los acuerdos alcanzados previamente entre ellos, redacten ambos letrados el Convenio Regulador.  De no hacerlo así, de existir un único abogado, si durante el proceso de redacción del Convenio surgieran desavenencias entre las partes, ya no podría dicho letrado defender los intereses de ninguno de ellos frente al otro, debiendo designar cada uno un nuevo abogado.

 

¿Y cuál es el contenido de un Convenio Regulador?

 

El Convenio Regulador es el documento que recoge los acuerdos de los cónyuges en relación a las medidas que van a regular los efectos del divorcio, y debe contener:

 

•El cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.

•Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.

•La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.

•La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.

•La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.

•La pensión compensatoria que correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges por parte del otro, cuando el divorcio produzca en aquél un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio.

 

Aprobación judicial del Convenio Regulador

 

Una vez acordado el contenido del Convenio Regulador, lo firmarán personalmente los cónyuges y se presentará al Juzgado para su aprobación judicial junto a la demanda de divorcio firmada por abogado/s y procurador.

 

De forma previa a su aprobación, el Juzgado citará a los cónyuges para que se ratifiquen en su petición. Asimismo, el Ministerio Fiscal, cuando existan hijos menores, deberá dar el visto bueno a dicho Convenio de forma previa a su aprobación judicial. Tras ello, el Juez dictará sentencia decretando el divorcio y aprobando el Convenio Regulador, salvo que estime que alguno de los puntos del acuerdo puede ser dañoso o perjudicial para alguno de los cónyuges o de los hijos comunes, en cuyo caso les dará un plazo para proponer un nuevo acuerdo en relación a los puntos que no hayan sido aprobados.

 

Si no existieran hijos menores de edad no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente, será el Letrado de la Administración de Justicia, y no el Juez, quien decretará el divorcio y aprobará el Convenio. En tal caso, los hijos mayores o menores emancipados deberán otorgar el consentimiento ante el Letrado de la Administración respecto de las medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar.

 

Recomendamos para ampliar su información sobre este y otros contenidos similares, leer el blog de https://lawyoulegal.com/

Publicaciones de Ana Gandul Martínez

Consecuencias que Pueden Llevar a Prisión en el Marco de un Accidente de Tráfico

En este artículo hablaremos sobre los factores que me pueden llevar a prisión en el marco de un accidente de tráfico. Una actividad tan cotidiana como conducir un vehículo, puede tener consecuencias tan poco deseables como ir a prisión. Si bien la mayoría de las veces que nos saltamos una regla de tránsito solo recibiremos una multa, existen ciertos delitos que podrían llevarnos a la cárcel. Desde marzo de 2019, la cantidad de situaciones al margen de la ley que pueden derivar en la cárcel ha...

Se puede Heredar una casa hipotecada

¿Qué ocurre al heredar una casa hipotecada? En este artículo repasaremos que hacer si recibes una herencia, pero con una deuda pendiente como puede ser heredar una casa con hipoteca. Las formas de heredar de acuerdo a la Ley Española Antes de valorar si aceptar o renunciar a una herencia, es recomendable realizar una investigación sobre el patrimonio del causante y, especialmente, de sus deudas, para así evitar posibles futuros problemas y cargas. Tras llevar a cabo este estudio,...

Los clientes que contactaron con Ana Gandul Martínez también contactaron con: