CLÁUSULA SUELO: EL GOBIERNO SE PLANTEA LA REFORMA HIPOTECARIA BAJO LA AMENAZA DE MULTA DE EUROPA

Europa ha vuelto a dar un toque de atención a España por su legislación hipotecaria.

 Una normativa que el país está viendo continuamente corregida a golpe de sentencias, emitidas tanto por los Tribunales españoles como por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

 España tenía obligación de transponer la nueva directiva europea en materia hipotecaria antes del pasado 21 de marzo. La falta de actuación en este sentido por parte del Gobierno a riesgo de que si no la Unión Europea le abra un expediente.

Todos los Estados miembros que no notificaron la transposición de la directiva hasta el 21 de marzo de 2016 se arriesgan a recibir un escrito de requerimiento con arreglo a un procedimiento de infracción que puede acarrear multa.

 La normativa europea supone un cambio sustancial de las reglas del juego hipotecario estableciendo un nuevo nivel de protección para los consumidores.

 La normativa refuerza la transparencia de las hipotecas, obliga a la entidad financiera a facilitar al cliente todas las ofertas existentes en el mercado, facilitándole una copia del contrato antes de la firma y garantizándole un plazo de reflexión de siete días tras esta para que pueda retractarse.

Además, elimina los recargos por amortización anticipada, recoge la posibilidad articular la dación en pago (entrega de la vivienda como única condición para saldar un crédito hipotecario), insta a dar un plazo “tolerante” antes de iniciar un procedimiento de desahucio y limita los intereses de demora.

 La directiva también da poderes a la banca para acceder a más información del particular antes de darle un crédito, evitando concesiones “irresponsables”, como las acaecidas en el pasado. Finalmente, la norma pone coto e impide que las entidades condicionen la concesión de una hipoteca a la adquisición de productos paralelos como seguros.

Una batería de medidas que en conjunto amenaza con rebajar la rentabilidad que logra la banca con los préstamos hipotecarios en un momento en el que el sector ve disminuir sus márgenes ded beneficio bajo el peso de los tipos de interés al 0.008%.

El Gobierno empieza el año abordando la crisis del modelo hipotecario español, al que los juzgados y Europa vienen sacando los colores mediante sentencias y amenazas de multa.

 El Ejecutivo, que, en la actualidad, tiene que contentar tanto a los ciudadanos como a la banca elaborando un decreto al gusto de las entidades bancarias y de los afectados por la cláusula suelo, maneja ya un primer informe sobre una nueva reforma hipotecaria que proteja al consumidor ante las cláusulas abusivas que recogen las hipotecas de los españoles.

A fin de evitar una posible multa comunitaria, el Gobierno maneja ya un primer informe del Ministerio de Economía sobre la nueva Ley Hipotecaria, revelan fuertes del Ejecutivo que aseguran que el foco estará puesto en mejorar la protección del consumidor.

El Ejecutivo deberá cumplir con esta obligación si no quiere arriesgarse a recibir una multa desde Europa.

 

Publicaciones de Mª del Carmen Ortega López