Contactar con un abogado
647 965 244
elAbogado

Circular 4/2017 del Banco de España, sobre la información financiera de las entidades de crédito

En el pasado BOE de 6 de diciembre se publicó la Circular 4/2017, de 27 de noviembre, del Banco de España, a entidades de crédito, sobre normas de información financiera pública y reservada, y modelos de estados financieros (la “Circular”).

La Circular regula normas contables de las entidades de crédito, destacando las siguientes materias del Título I: contenido de las cuentas anuales (capítulo 1º), criterios de reconocimiento y valoración, donde destacan las normas sobre deterioro de valores/provisiones (capítulo 2º), combinación de negocios y consolidación (capítulo 3º) y contenido de los estados financieros (capítulo 4º). Además, el Título II regula determinados aspectos de la información financiera reservada (correspondiente a la información a remitir a efectos de supervisión), el Título III el desarrollo contable interno y el Título IV la presentación de información al Banco de España.

La Circular adapta la normativa española a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), concretamente a la NIIF 9, sobre instrumentos financieros y la NIIF 15, sobre ingresos ordinarios. Estos cambios se aplicarán a partir del 1 de enero de 2018, derogando la Circular 4/2004, de 22 de diciembre.

Si bien, la Circular entra en vigor el 1 de enero de 2018, los estados financieros de las entidades de crédito correspondientes hasta 31 de diciembre de 2017, seguirán reguladas por las reglas, formatos y plazos contemplados en la Circular 4/2004.

Entre las materias afectadas, destacamos las dos siguientes:

El impacto más importante que provocará esta Circular se refiere al deterioro de los activos financieros (provisiones). Como indica el mismo expositivo de la Circular, esto conllevará que este tipo de deterioro deje de estar basado en la pérdida incurrida para estar basada en la pérdida esperada. En consecuencia, las entidades deberán:

  1. Analizar sus activos financieros de nuevo.
  2. Incrementar el deterioro de sus activos financieros.

Entre los elementos más afectados por las nuevas normas de deterioro destacan las carteras de créditos, en tanto el riesgo de crédito deberá tener un reflejo contable con anterioridad al que se aplicaría con la Circular 4/2004, así como las exposiciones en refinanciaciones o reestructuraciones de deuda.

En relación con el sistema de clasificación de los instrumentos de deuda, las entidades deberán revisarlo, basándose en las características contractuales y modelo de negocio de la entidad respecto a éstos. Por modelo de negocio se entiende: “la forma en que la entidad gestiona sus activos financieros para generar flujos de efectivo. En particular, el modelo de negocio puede consistir en mantener los activos financieros para percibir sus flujos de efectivo contractuales, en la venta de estos activos o en una combinación de ambos objetivos.

Respecto de la clasificación de los instrumentos financieros a efectos de valoración, se introducen nuevos criterios, con los siguientes 6 tipos de carteras de activos:

  1. Activos financieros a coste amortizado. Instrumentos de deuda cuyas condiciones contractuales den lugar a flujos de efectivo en fechas especificadas, con pagos de principal e intereses, y con voluntad de manteniendo por la entidad para recibir dichos flujos.
  2. Activos financieros a valor razonable con cambios en otro resultado global. Instrumentos de deuda con las mismas características anteriores, pero con voluntad de la entidad de, también, cobrar los flujos con la venta de los instrumentos.
  3. Activos financieros obligatoriamente a valor razonable con cambios en resultados (i) mantenidos para negociar, o (ii) no destinados a negociación valorados obligatoriamente a valor razonable con cambios en resultados. Activos financieros no incluidos en los dos anteriores tipos y los que la entidad mantenga para negociar, incluidos los derivados distintos a los de cobertura.
  4. Activos financieros designados a valor razonable con cambios en resultados. Cualquier tipo de activo financiero designado como tal inicialmente y de forma irrevocable.
  5. Derivados-contabilidad de coberturas. Todo tipo de derivados que sirvan como instrumentos de cobertura contable (con posición favorable para la entidad).
  6. Inversiones en dependientes, negocios conjuntos y asociadas. Inversiones en instrumentos de patrimonio neto de entidades relacionadas.

Respecto a los pasivos financieros, se identifican los 4 siguientes tipos de carteras:

  1. Pasivos financieros a coste amortizado. Como norma general los pasivos financieros se incluirán en esta cartera.
  2. Pasivos financieros mantenidos para negociar. Cualquier pasivo financiero que:
    1. Qe hayan emitido para readquirirlos en un futuro próximo.
    2. Sean posiciones cortas de valores.
    3. Forman parte de una cartera de instrumentos conjuntos en los que existan evidencias de actuaciones recientes para obtener ganancias a corto plazo.
    4. Sean derivados que no cumplan la definición de contrato de garantía financiera ni han sido designados como instrumentos de cobertura.
  3. Pasivos financieros designados a valor razonable con cambios en resultados. Cualquier tipo de pasivo financiero designado como tal inicialmente y de forma irrevocable.
  4. Derivados-contabilidad de coberturas. Todo tipo de derivados que sirvan como instrumentos de cobertura contable (con posición desfavorable para la entidad).

Finalmente, podemos destacar algunas de las consecuencias que de esta Circular pueden derivarse en materia de distress M&A y comercialización de deuda bancaria.

  • En primer lugar, la enajenación de créditos titularidad de entidades de crédito a terceros podría lograrse en mejores condiciones. Este efecto se puede producir en el sentido de que, debido a la contabilización del deterioro por pérdida esperada, las entidades pueden que provisiones antes sus créditos y lo hagan en mayor cuantía. Ante esta situación, la comercialización, ya sea a valor contable o por debajo de éste (con asunción de pérdidas adicionales), por parte de las entidades de crédito, podría realizarse en mejores condiciones para el adquirente.
  • En segundo lugar, en relación con el acceso al crédito y a la refinanciación o reestructuración de deuda por parte de las empresas, se puede dar un efecto bidireccional. Por un lado, las empresas con planes de negocio en los que la entidad prevea altas posibilidades de cumplimiento, podrían conseguir mejores condiciones. En cambio, las empresas con planes de negocio de dudoso cumplimiento verían como las condiciones de la entidad se endurecen.
  • En tercer lugar, los efectos comentados en el párrafo anterior respecto al acceso al crédito, refinanciaciones y reestructuraciones de deuda con las entidades de crédito, abre un abanico más amplio de posibilidades a los fondos y entidades dedicadas al distress M&A, en tanto éstos inversores pueden tener opiniones distintas al análisis del riesgo de las entidades de crédito, apostando por la viabilidad de planes de negocio en los que las entidades de crédito no han estimado suficientemente viables.

En conclusión, en el ámbito bancario las empresas pueden recibir tratos más dispares, debido al criterio de la pérdida esperada, con una limitación en el número de empresas que acceden al crédito, generando más oportunidades de negocio a los fondos y entidades dedicadas al distress M&A.

¿Tienes dudas o quieres ampliar información? Contacta con nosotros.

Àlex Plana Paluzie
Abogado Área M&A
AGM Abogados – Barcelona

www.agmabogados.com/es/circular-42017-del-banco-de-espana-sobre-la-informacion-financiera-de-las-entidades-de-credito/

Últimas publicaciones de AGM Abogados

Los clientes que contactaron con AGM Abogados también contactaron con: