Cómo tiene que ser un contrato de trabajo

Última modificación el 1 febrero, 2023 por Beatriz Oller

¿Te has preguntado alguna vez cómo tiene que ser un contrato de trabajo? o ¿si el tuyo es legal? Repasamos lo que debe incluir para que sea legal.

Los contratos de trabajo son uno de los documentos que se firman con más asiduidad en el día a día de las personas, pero… ¿alguna vez te has preguntado cómo tiene que ser un contrato de trabajo? o ¿qué elementos básicos debe poseer un contrato laboral para que se considere legal?

Muchos trabajadores, ante el desconocimiento, o por firmar rápido y sin repasar al detalle lo que pone, acaban firmando acuerdos de los cuales luego se acaban arrepintiendo. Por eso, es muy importante saber cómo tiene que ser un contrato de trabajo y si lo que hemos firmado es legal o tiene alguna irregularidad.

Para eso, lo más importante es que contactes con un abogado laboralista, para que puedas repararlo juntos y luego no haya ninguna pauta que te pueda perjudicar.

Los elementos que debe incluir un contrato de trabajo

Un contrato de trabajo es un acuerdo entre un empleador y un empleado que establece las condiciones de empleo, incluyendo el salario, las horas de trabajo, las prestaciones, las obligaciones del empleado, y los términos de finalización del empleo. Para que un contrato de trabajo sea válido, debe incluir los siguientes elementos, con independencia de su duración y modalidad:

  1. La identidad de las partes del contrato de trabajo (trabajador y empresa).
  2. La fecha de comienzo de la relación laboral y, en caso de que se trate de una relación laboral temporal, la duración previsible de la misma.
  3. El domicilio social de la empresa o, en su caso, el domicilio del empresario y el centro de trabajo donde el trabajador preste sus servicios habitualmente.
  4. La categoría o el grupo profesional del puesto de trabajo que desempeñe el trabajador o la caracterización o la descripción resumida del mismo, en términos que permitan conocer con suficiente precisión el contenido específico del trabajo (funciones, salario, etc).
  5. La cuantía del salario bruto anual y de los complementos salariales, así como la periodicidad de su pago.
  6. La duración y la distribución de la jornada ordinaria de trabajo.
  7. La duración de las vacaciones y, en su caso, las modalidades de atribución de determinación de dichas vacaciones
  8. Los plazos de preaviso que, en su caso, estén obligados a respetar el empresario y el trabajador en el supuesto de extinción del contrato.
  9. El convenio colectivo sectorial aplicable a la relación laboral, precisando los datos concretos que permitan su identificación.

¿Qué debo hacer si en mi contrato no constan todos estos elementos?

Si te ha dado por repasar el contrato y has visto que no constan todos estos elementos, y encima hay carencias o cosas que parecen ser ilegales o injustas, haz lo siguiente:

  1. Contacta con un abogado laboralista para informarle del tema y preguntarle si puede echar un vistazo a tu contrato en caso de que sospeches de que hay algo mal.
  1. Haz una copia del contrato: Asegúrate de tener una copia del contrato original, ya que esto será necesario para cualquier tipo de acción legal.
  2. Revisa el contrato: Revisa cuidadosamente el contrato para identificar los puntos que consideras que son ilegales o injustos. Es posible que quieras buscar ayuda legal para hacerlo.
  3. Habla con tu empleador: Trata de hablar con tu empleador para ver si puedes llegar a un acuerdo. A veces, el empleador puede estar dispuesto a hacer cambios en el contrato.
  1. Reclama por vía extrajudicial: Si no puedes llegar a un acuerdo con tu empleador, puedes presentar una queja mediante el servicio de electrónico del Ministerio de Trabajo y Economía o al servicio de conciliación laboral de tu provincia o localidad.
  2. Reclama por vía judicial: Si no puedes resolver el problema de otra manera, puedes tomar medidas legales, como demandar a tu empresa en un juicio laboral. Sin embargo, este proceso puede ser costoso y prolongado, así que asegúrate de tener una comprensión clara de las implicaciones legales y los riesgos antes de continuar con esta opción.

Ante todo, el abogado laboralista te asesorará y te dirá cuál es la mejor opción para ti.

elAbogado

¿Necesitas un abogado para tratar tu caso?

Te ayudamos a encontrar el abogado que necesitas

Tipos de contrato de trabajo

Ya que estamos hablando de cómo tiene que ser un contrato de trabajo, vamos a repasar brevemente los tipos de contrato de trabajo:

  1. Contratos indefinidos: Todos aquellos contratos en los que no se establece un límite de tiempo determinado en la prestación de los servicios. El contrato de trabajo indefinido puede ser a jornada completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos.
  2. Contratos temporales: Determina una relación laboral por tiempo determinado, a jornada completa o parcial.
  3. Contratos para la formación y el aprendizaje: Tiene por objeto la cualificación profesional de los trabajadores, en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa, con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.
  4. Contratos en prácticas: El contrato de trabajo en prácticas tiene por objeto la obtención por el trabajador de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados. No se trata únicamente de adquirir experiencia en un trabajo determinado, sino también de que esa experiencia actúe sobre los estudios cursados.
Haz click en el banner y encuentra el abogado que necesitas.

¿Necesito a un abogado laboralista para revisar mi contrato de trabajo?

No es necesario e imprescindible contactar con un abogado pero si que es 100% recomendable. Piensa que teniendo un buen contrato de trabajo, luego es más fácil reclamar aquello que no está bien, o no tener problemas a posteriori en el ámbito laboral.

REFERENCIAS:

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.