Delito por alcoholemia: penas, defensa y juicio rápido 

Última modificación el 14 noviembre, 2022 por Beatriz Oller

¿Has cometido un delito por alcoholemia? Infórmate sobre que penas podrían caerte y busca un abogado para que te ayude en el juicio rápido.

En ocasiones, los conductores se pasan por alto las leyes y no tienen en cuenta la gravedad del asunto a la hora de conducir en estado de embriaguez o drogas, ya que puede suponer un delito por alcoholemia.

De hecho, uno de los delitos más recurrentes de conducción vial es conducir bajo los efectos del alcohol y por ende, el delito por alcoholemia, lo que supone un peligro tanto para el que conduce y los que van en el vehículo, como toda la gente que está en la vía pública. 

Por eso, es importante que si has cometido un delito por alcoholemia, conozcas cuáles son las penas que podrían caer en ti y qué tipo de defensa puedes conseguir en el juicio rápido por alcoholemia. 

Te contamos todo lo que necesitas saber y respondemos a las preguntas más frecuentes a continuación. ¡Toma nota y contacta con un abogado especialista para tratar tu defensa!

Delito por alcoholemia: ¿Qué dice la ley? 

Cuando te para la policía porque estás conduciendo borracho o estás haciendo alguna acción que supone tu estado de embriaguez al volante, además del delito por alcoholemia, podrías estar cometiendo otros de manera secundaria: 

Delito por alcoholemia 

Está tipificado en el Código Penal, en el artículo 379.2, dentro del apartado de los delitos contra la seguridad vial y dice lo siguiente: 

2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

De este modo, si se conduce bajo los efectos del alcohol y las drogas y se sobrepasan los volúmenes máximos siguientes, ya se estará ocasionando un delito:

  • 0.60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. 
  • 1.2 gramos de alcohol por litro de sangre

También, se tendrá en cuenta si se conduce de forma temeraria (saltarse semáforos, exceder las normas de velocidad, etc) o se pone en peligro la integridad de las personas.

Negativa a someterse a la prueba de alcoholemia

Una de las reacciones que tienen los conductores en estado de embriaguez, cuando se les para para hacer la prueba de alcoholemia, es negarse a hacerla. Si esto pasa, se estará incurriendo otro delito, en este caso el de negativa a someterse a la prueba de alcoholemia, sancionado penalmente tal y como rige el artículo 383 del Código Penal, de la siguiente manera: 

“El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.”

En este caso también podríamos estar hablando de un delito de desobediencia contra la autoridad. 

Delito flagrante

Cuando el conductor es sorprendido conduciendo bajo los efectos del alcohol, al mismo tiempo se considera un delito flagrante, ya que este concepto significa, según cómo determinó el Tribunal Constitucional y tal y cómo dictamina el artículo 795.1.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, “una situación fáctica en la que el delincuente es sorprendido – visto directamente o percibido de otro modo – en el momento de delinquir o en circunstancias inmediatas a la perpetración del delito”. 

Así pues, este tipo de delitos se pueden cometer en más de una ocasión, pero también apunta cuando un conductor es pillado conduciendo ebrio. 

En este caso no estaríamos hablando de haberlo enganchado en un control de alcoholemia, sino que, cualquier agente de los cuerpos de seguridad, hayan podido percibir o ver acciones que desencadenaba un efecto de embriaguez, que ha dado lugar a detener al conductor de forma temporal para poderle realizar la correspondiente prueba y comprobar su tasa de alcoholemia. 

delito por alcoholemia
Conductor bajo los efectos del alcohol cometiendo un delito por alcoholemia.

¿Qué sanciones pueden ser previstas al cometer un delito por alcoholemia?

Si solo has cometido un delito de alcoholemia por superar las tasas de alcohol permitidas, las penas a las que te podrías someter tras la sentencia del juicio son las siguientes: 

  • Multa económica de seis a doce meses por la cantidad interpuesta por el juez. 
  • Retirada del carnet de conducir durante más de un año y máximo cuatro años. 
  • Trabajos en beneficio a la comunidad de entre 31 y 90 días. 
  • Pena de prisión de tres a seis meses. 
  • La reparación de daños y perjuicios en caso de que se haya producido un accidente. 

No obstante, la imposición de estas penas dependerá del grado de alcoholemia y de las consecuencias provocadas al respecto por ir en estado de embriaguez, es decir, si se han cometido más delitos al mismo tiempo. 

¿Qué pasa si el conductor mata o lesiona a una persona por conducir bajo los efectos del alcohol? 

En el caso en que el conductor, a parte de ocasionar las molestias de conducir borracho y el peligro para las demás personas de la vía pública, acaba lesionando o matando a una persona, se le impondrá la pena del delito superior que tenga contemplada una pena más grave a la del delito de alcoholemia, según lo establecido en el artículo 382 del Código Penal:

Cuando con los actos sancionados en los artículos 379, 380 y 381 se ocasionare, además del riesgo prevenido, un resultado lesivo constitutivo de delito, cualquiera que sea su gravedad, los Jueces o Tribunales apreciarán tan sólo la infracción más gravemente penada, aplicando la pena en su mitad superior y condenando, en todo caso, al resarcimiento de la responsabilidad civil que se hubiera originado.
Cuando el resultado lesivo concurra con un delito del artículo 381, se impondrá en todo caso la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores prevista en este precepto en su mitad superior.

De este modo, si alguien que ha ido bajo los efectos del alcohol, además de incurrir un delito de alcoholemia, comete un delito de homicidio imprudente, la pena que se le sentenciará será la última por ser superior, lo que significa que en este caso estaríamos hablando de una pena de prisión de 3 años y 1 día a 4 años, según lo establecido en el artículo 142.1 del Código Penal. 

¿Qué pasa si el conductor es reincidente y ha vuelto a conducir borracho?

Si eres conductor reincidente y has vuelto a conducir ebrio, las penas comentadas anteriormente se irán agravando con la finalidad de endurecer el castigo para que no se vuelva a cometer. En este caso, podrías enfrentarte a lo siguiente: 

  • Multa administrativa de 1.000 euros (en el caso que hubieses sido sancionado por lo mismo el año anterior), aunque la tasa no hubiera superado el doble de lo permitido. 

Además, tal y cómo se estipula en el artículo 379 del Código Penal, se aplicarán las penas en su mitad superior, es decir: 

  • De 4 meses y 16 días a 6 meses de prisión. 
  • Multa de 9 meses y un día a 12 meses
  • Trabajos en beneficio a la comunidad de 2 meses y 1 día a 90 días. 
  • La retirada del carnet de 2 años y 6 meses a 4 años. 

No obstante, la agravante de alcoholemia debe cumplir con una serie de requisitos, que son los siguientes: 

  • Tener una sentencia firme condenando por un delito del mismo título en el momento en el que el conductor vuelve a cometer un delito de alcoholemia. 
  • Que hubiese sido condenado por un delito comprendido bajo el mismo título “Título XVII De los delitos contra la seguridad colectiva”
  • Que hubiese sido condenado por un delito de la misma naturaleza: es decir, si cometió un delito de negativa a someterse la prueba de alcoholemia o delito flagrante. 
  • Que no hubiese transcurrido el plazo para cancelar los antecedentes por el delito previo. 

No obstante, para que no se te considere reincidente debe pasar un plazo de 2 años desde el momento que cometes un delito por alcoholemia y lo vuelves a hacer.

¿Qué pasa si te pillan borracho y conduciendo sin carnet? 

En el caso en que fueras reincidente y aún habiéndote retirado el carnet de conducir siguieras conduciendo y encima bajo los efectos del alcohol, ya podrías enfrentarte a penas más duras y a un proceso judicial más complejo. 

El artículo 384 del Código Penal dice que: 

El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.
La misma pena se impondrá al que realizare la conducción tras haber sido privado cautelar o definitivamente del permiso o licencia por decisión judicial y al que condujere un vehículo de motor o ciclomotor sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción.

Pero si además, no llevas carnet y conduces ebrio, la suma de los delitos podría causarte pena de cárcel y una gran multa, además de retirarle el carnet permanentemente. 

elAbogado

¿Necesitas un abogado para tratar tu caso?

Te ayudamos a encontrar el abogado que necesitas

¿Cómo deben realizarse las pruebas de alcoholemia? 

El delito por alcoholemia se comete cuando, al realizarse una prueba de alcoholemia, marca más de la tasa máxima permitida.

Para realizar la prueba de alcoholemia, se deben seguir los siguientes pasos: 

El agente para en un control de alcoholemia a conductores al azar y les pide que, mediante un alcoholímetro o etilómetro de aproximación, sople aire para que, a través de un sensor de gas, se pueda determinar la tasa de alcohol en sangre. 

Si el resultado de la prueba ha sido inferior a los límites establecidos como infracción administrativa, la prueba finalizará y el conductor podrá seguir su camino. 

En cambio, si el resultado sobrepasa los límites, el conductor se deberá someter a una segunda prueba. 

Esta vez la prueba será mediante un etilómetro de precisión, un aparato mucho más conciso y con mayor precisión. Si con esta prueba se sigue superando el límite, el conductor podrá esperar 10 minutos para someterse a una última prueba. 

Si sigue dando una tasa superior y el conductor no está conforme, podrá pedir que se le haga un análisis clínico (o de orina o de sangre) para confirmar los resultados. 

Sin embargo, si tras las 3 primeras pruebas sigue dando positivo y con una tasa elevada, la corroboración del análisis no determinará otro resultado y eso podría dificultar la posible defensa en un juicio rápido por alcoholemia. 

Juicio rápido por alcoholemia: la tramitación del delito 

Si se ha dado positivo y el agente ha realizado el atestado policial con todos los datos de lo ocurrido y los datos del acusado, en un plazo de unos 5 días debería llegar la citación para comparecer en un juicio rápido por alcoholemia, tal y como lo regula el artículo 795. 

Una vez te llegue la citación, deberás hacer lo siguiente: 

  • Contactar con un abogado experto en delitos por alcoholemia. En este caso es importante que vayas acompañado de un asesor legal para que luche por tu defensa y se pueda reducir la pena, ya que en muchos casos, pueden ser penas de prisión.
  • Una vez tengas abogado, deberás personar a tu letrado en el proceso penal, firmando un documento y entregandolo en el juzgado para que todas las notificaciones se le notifiquen a él. 
  • Llegará el día en el que te citarán para declarar o para ir a un juicio rápido. En el caso que sea un delito por alcoholemia superando la tasa de alcohol permitida, será un juicio rápido. Si también se ha cometido un accidente, te llamarán a declarar. 
  • En el juicio rápido se revisará el atestado y tu abogado valorará las posibilidades de defensa y de pacto con el fiscal, siempre y cuando se hayan reconocido los hechos y se tenga así, una rebaja de pena. 
  • En el caso de que no se reconozcan los hechos, el proceso seguirá en un juzgado penal. 

Para todo este proceso, es necesario que vayas acompañado de un abogado experto en delitos contra la seguridad vial 

Haz click en el banner y encuentra el abogado que necesitas.

Por qué debes contratar un abogado experto en delitos contra la seguridad vial

Es importante contratar un abogado porque al ser un juicio rápido, quien actuará y tendrá la palabra ante el juez será él. En este caso lo más probable es que no entres en la sala de vistas y sea el abogado quien entre, hable con el fiscal y lleguen a un acuerdo para interponer la pena. 

Si la pena te cuadra y la aceptas, automáticamente se te reducirá a un tercio, tal y como apunta el artículo 801 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. 

A pesar de que no te vayas a librar de la condena, con la ayuda y el asesoramiento de un abogado, podrás reducir la pena y beneficiarte del tercio. 

Imagínate ahora esto, sin la ayuda de un abogado. Todo el proceso será más complicado y no tendrás las tablas ni herramientas para poder ganar el juicio rápido por alcoholemia, o al menos hacer que la multa o pena no sea tan grave. 

Además, si el abogado consigue investigar los hechos, se podría llegar a la absolución y así defender el caso con todas las garantías. 

¿Necesitas contactar con un abogado?

Share
Call Now Button