Tarjetas revolving: Cómo reclamar intereses abusivos

Última modificación el 2 diciembre, 2022 por Javier Grouselle

Te contamos los pasos para reclamar los intereses abusivos de tus tarjetas revolving. No dejes que las entidades se aprovechen.

Hoy en día, la mayoría de las personas, alguna vez en la vida, han pedido un crédito al banco, tienen una tarjeta de crédito o son usuarios de las famosas tarjetas revolving.

Todo esto tiene la finalidad de conseguir un dinero prestado, con la intención de devolverlo a plazos con unos intereses estipulados. Sin embargo, en el caso de los intereses de las tarjetas revolving, son excesivamente altos y por eso hace que, tarde o temprano, los clientes reclamen a las entidades bancarias o negocios, esos intereses tan abusivos que implican usura. 

Y ahí es donde viene la polémica y las posibles reclamaciones. Con lo cual, si eres usuario de una tarjeta revolving y necesitas reclamar porque el banco o el establecimiento que proporciona dicha tarjeta te está cobrando unos intereses desorbitados, sigue leyendo este artículo y contacta con un abogado experto si fuera necesario. 

¿Qué son las tarjetas revolving?

Las tarjetas revolving son aquellas que proporcionan un crédito al consumo, de forma más fácil y rápida, al usuario que la necesita, para permitirle financiar un coche, un electrodoméstico, o cualquier objeto, además de poder realizar compras en su día a día.

Se han convertido en tarjetas muy populares porque a casi cualquier persona se le puede conceder: son mucho más fáciles de conseguir que un préstamo hipotecario, pero su principal inconveniente es que se caracterizan por tener unos intereses muy elevados. 

El titular de la tarjeta revolving decide que importe quiere pagar y cómo quiere devolver su dinero, si con una liquidación total o en plazos estipulados.

¿Qué diferencia hay entre una tarjeta de crédito y una tarjeta revolving? 

La principal diferencia entre estas dos tarjetas es que en la de crédito tu fijas una cantidad con el banco, de la cual dispones cada mes, y cuando pasa el plazo estipulado, se pagan los gastos totales en una fecha determinada, normalmente a principio de mes y sin ningún interés añadido. 

En cambio, en las tarjetas revolving, por cada compra que hagas, se te sumarán unos intereses, de los cuales vas a tener que pagar mes a mes. 

Por ejemplo, si te has comprado unos muebles que cuestan 3.000 euros y has decidido que quieres pagarlos en 60 meses, cada mes deberás pagar 50 euros, pero teniendo en cuenta que esta tarjeta tiene un 24% de interés al mes, los intereses mes a mes, ascenderían a un total de 3.600€, lo que significa que los intereses serían más elevados que tu deuda en sí.

El total que deberías abonar a tu entidad financiera sería los 3000€ de los muebles + los 3.600€ de los intereses: unos 6600€ por querer comprar unos muebles de 3000€. Esto supondría estar pagando unos intereses usureros con total derecho a reclamación.

Comprar muebles y financiarlos te puede salir muy caro con las tarjetas revolving.
Comprar muebles y financiarlos te puede salir muy caro con las tarjetas revolving.

¿Qué dice la ley sobre las tarjetas revolving?

Tras varias polémicas y sentencias en los últimos años, el Ministerio de Economía publicó una orden ministerial en julio de 2020 para reforzar los créditos revolving.

La Orden ETD/699/2020 con estas modificaciones, pretende: 

  • Reducir el riesgo de prolongación excesiva de los créditos revolving
  • Prevenir el sobreendeudamiento de quienes contraten estos productos, y
  • Mejorar la información que recibe el prestatario, en el momento de la contratación y durante la vigencia del contrato. 

Así pues, la entidad bancaria debería, antes de dar una tarjeta revolving

  • Asegurar la solvencia de los clientes y confirmar que pueden afrontar un 25% de la deuda al año.
  • Proporcionar una mayor transparencia con información precontractual y mensual y sobre el funcionamiento del crédito.
  • Realizar una simulación de las posibles compras para que se vea cuánto se pagaría y en cuantas cuotas.
  • Eliminar la ampliación del crédito sin que el cliente dé su consentimiento. 

Por otro lado, no debemos olvidar que estas tarjetas vienen reguladas también por la ley de 23 de julio de 1908 de Represión de la Usura, la cual sigue vigente a día de hoy, y es la que permite impugnar créditos abusivos o usurarios. 

Por ejemplo, en el artículo 1 de la Ley de Usura, queda claro lo siguiente: 

Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Así pues, si el TAE (Tasa anual equivalente) en las tarjetas revolving supera el 20% estipulado en este caso, el Tribunal Supremo, determinará que existe usura – interés excesivamente alto que supone una ganancia injusta para aquella entidad que ha prestado el dinero –  y qué al haber intereses desproporcionados y por encima del interés estipulado por el Banco de España, se podrá eliminar el contrato y determinarlo como nulo. 

Pasos para reclamar intereses de una tarjeta revolving 

Si tienes una tarjeta revolving con intereses abusivos y quieres reclamar, toma nota de lo siguiente para poder recuperar el dinero pagado en intereses: 

Revisa si tu tarjeta revolving tiene alguna irregularidad

  • Si el interés supera más de un 20% y por lo tanto, se considera usurario y abusivo. 
  • Si hay falta de transparencia: No ha habido información suficiente a la hora de contratar la tarjeta o se ha informado de manera errónea sin dar a conocer detalles importantes de la misma. 
  • Si hay cambios en las condiciones: Si realizan cambios por parte de la entidad, tras el contrato, sin avisar al cliente.

Contacta con un abogado experto en anulaciones de tarjetas revolving

El abogado servirá para que te ayude en tu caso, te asesore, te acompañe en el proceso y te diga, con su experiencia, si es buena idea reclamar o es mejor no hacerlo.

Reclama a la entidad financiera:

La primera reclamación se suele dar de manera extrajudicial con el objetivo que, sin pasar por el juzgado, se consiga una nulidad del contrato más la devolución de los intereses.

Para ello deberás enviar una carta de reclamación al banco o ir presencialmente con el escrito y pedir hablar con algún responsable de la entidad. Aquí es fundamental que el abogado te ayude a redactar la reclamación y te indique como debes hacerlo.

Cuando la entidad reciba la reclamación, tendrá un plazo de dos meses para contestar. Si en su respuesta ceden a la nulidad del contrato y te devuelven los intereses, la historia habrá acabado aquí. En cambio, si no es así, estarás en todo tu derecho de reclamar por la vía judicial.

Reclama por vía judicial

Si la entidad bancaria no cede a tu reclamación, el siguiente paso será presentar una demanda ante los Juzgados de primera instancia.

Aunque el proceso es lento y puede demorarse hasta un año, es la vía más efectiva para recuperar esa cantidad de dinero que te quitaron por los intereses abusivos.

En este punto sí que es imprescindible la presencia de un abogado experto en anulación de tarjetas revolving. El abogado será el encargado de revisar tu caso y ver si cumple con lo establecido en la ley de Usura y en las modificaciones de la Orden ETD/699/2020 comentada en uno de los párrafos anteriores, además de acompañarte en todo el procedimiento judicial. 

elAbogado

¿Necesitas un abogado para tratar tu caso?

Te ayudamos a encontrar el abogado que necesitas

¿Qué documentación necesito para reclamar una tarjeta revolving?

Aunque los documentos que necesitas te lo podría indicar el abogado que contrates, si quieres ir avanzando, deberás tener preparado lo siguiente: 

  • El contrato que determina la adquisición de la tarjeta revolving a tu nombre. 
  • Los extractos de los movimientos bancarios. 
  • El cuadro de amortización del crédito. 

Plazos para reclamar las tarjetas revolving

La suerte de las tarjetas revolving es que no prescribe la nulidad por usura pronto, es decir, cuando cancelas la tarjeta porque no quieres seguir pagando esos intereses, tendrás hasta 5 años para poder reclamar. 

De este modo, si cancelaste una tarjeta hace años, y se ajusta a lo comentado anteriormente para que el contrato se considere nulo, podrás reclamar los créditos usurarios de años atrás, aunque se recomienda hacerlo cuanto antes. 

Esto es algo que está trayendo mucho revuelo a la gente, ya que, ahora que hay sentencias y leyes que amparan la usuraridad de las tarjetas revolving, los usuarios afectados están viendo opciones para recuperar parte de su dinero con la ayuda de un abogado experto en tarjetas revolving. 

¿Cuánto dinero voy a poder recuperar? 

Si tu contrato revolving se ha considerado nulo por sentencia, el banco deberá devolverte el importe que hayas pagado, contando todos los intereses, y solo deberás pagar la parte que te quede de objeto financiado, en caso de estar pagando aún. 

Queda conforme en el artículo 3 de la Ley de Usura: 

Declarada con arreglo a esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado.

¿Cómo puedo saber si una tarjeta es revolving o no? 

Si después de leer esto, te has quedado con la duda de si tu tarjeta es revolving o no, podrás averiguarlo siguiendo estos tres puntos: 

  • Revisando el contrato: En las condiciones del contrato te debería aparecer el TAE y ahí podrás comprobar si tu tarjeta es revolving o no, viendo qué tanto por ciento tienes de interés. Si no conservar el contrato, busca sus condiciones en Internet, identificando tu entidad.
     
  • En los recibos: Aquí también podrás averiguar el tipo de interés que tienes. Si es superior al 20%, lo más probable es que sea una tarjeta revolving y puedas reclamar. Aún así, hay algunas que recientemente han bajado los intereses, por eso es recomendable que le consultes a un abogado experto sobre tu caso.
  • Si tu deuda no desciende nunca: SI vas pagando cada mes y no consigues deshacerte de la deuda, probablemente tengas una tarjeta revolving. 

También puedes revisar si tienes alguna tarjeta de estas, pues son las más usuales en el revolving: 

Wizink, Carrefour Pass, Caixabank, BBVA, Vivus, Vodafone, Eroski Red, Alcampo-Oney,  El Corte Inglés, Ikea Family e Ikea Visa, MediaMarkt, Creditea, Bankintercard, Citibank, Cetelem, Cofidis, Cepsa-Mastercard, entre otras. 

Haz click en el banner y encuentra el abogado que necesitas.

¿Es necesario contratar a un abogado para este caso? 

La respuesta es clara: sí. Después de lo explicado en todo el artículo, podemos ver que si quieres hacer una reclamación de una tarjeta revolving deberás contactar con un abogado especialista, ya que como asesor legal y experto en estas cuestiones podrá determinar si tu caso es apto para este tipo de reclamaciones y, en caso de que así lo sea, podrá luchar por la recuperación de tus intereses y hasta una indemnización. 

Con lo cual, si te preguntas si sale a cuenta pagar por un abogado para este caso, el artículo te contesta por sí solo. La ayuda de un profesional agilizará el proceso y hará que la sentencia esté asegurada. 

REFERENCIAS

Share
Call Now Button