Traslado del lugar de trabajo: Opciones y derechos del trabajador

Última modificación el 1 febrero, 2023 por Beatriz Oller

¿Te han notificado tu traslado del lugar de trabajo y no sabes qué decisión tomar? Te explicamos que opciones y derechos tienes como trabajador.

Si tu jefe te ha comunicado que van a haber cambios en la empresa y que vas a tener que hacer un traslado del lugar de trabajo, es importante que revises la propuesta y veas si realmente están cumpliendo con la ley antes de aceptar el cambio.

Como empleado vas a tener varias opciones y también derechos que deberás conocer, por lo que no es imprescindible que aceptes este cambio si no te va bien y no está en sintonía con tu vida en este momento. 

Sigue leyendo y descubre qué derechos tienes y cómo debe ser un traslado del lugar de trabajo para que sea legal.

Ya sabes que ante cualquier irregularidad, lo mejor es que contactes con un abogado laboralista para salir de dudas y ver cual es la mejor opción para ti. 

¿Qué se entiende por traslado del lugar de trabajo?

El traslado del lugar de trabajo se entiende cuando se produce una movilidad geográfica del centro de trabajo y las oficinas o el sitio de producción pasa a estar en otra ciudad o país.

Esto implica que, todos o algunos empleados deberán trasladarse a la nueva localidad donde se encuentre el centro de trabajo para poder realizar sus funciones, siempre y cuando ellos estén de acuerdo y quieran aceptar el cambio.

Sin embargo se ha de tener en cuenta la diferencia entre traslado y desplazamiento, para evitar confusiones a la hora de gestionar los derechos del empleado y las obligaciones de la empresa en cada caso.

El traslado es cuando se realiza un cambio de centro de carácter definitivo o aquellas que superen la duración de doce meses en un periodo de tres años.

Y el desplazamiento es cuando el cambio del centro de trabajo es algo temporal, siempre y cuando no supere los doce meses en un periodo de tres años.

Por otro lado, si el desplazamiento es dentro de la misma ciudad, no estaremos ante un caso de movilidad geográfica.  

¿Qué dice la ley sobre el traslado del lugar de trabajo? 

La ley que regula la movilidad geográfica de un puesto de trabajo es el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, concretamente el Artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores, donde se contempla lo siguiente: 

  1. Se entiende por traslado cuando el trabajador que no haya sido contratado específicamente para prestar sus servicios en empresas con centros de trabajo móviles o itinerantes, sea destinado a un centro de trabajo distinto de la misma empresa que le exija cambios de residencia, de forma definitiva, o cuando un desplazamiento exceda de doce meses en un período de tres años.
  2. Los motivos del traslado deberán ser por razones: económicas, técnicas, organizativas, de producción, por contrataciones referidas a la actividad empresarial. 

Si se cumplen con estas dos premisas, el empresario deberá cumplir con los siguientes requisitos a la hora de notificar el traslado del lugar de trabajo a sus empleados. 

Requisitos que debe cumplir la empresa a la hora de notificar el traslado del lugar de trabajo

Si el traslado es por alguna de las razones reguladas por la ley, el jefe tendrá la obligación de cumplir con lo siguiente: 

  • La decisión de traslado deberá ser notificada por el empresario al trabajador, así como a sus representantes legales, con una antelación mínima de treinta días a la fecha de su efectividad.
  • El comunicado deberá constar de la siguiente información: 
    • Puesto de trabajo a desempeñar
    • Periodo de permanencia previsible
    • Causas del cambio de ciudad 
    • Gastos y dietas que se van a percibir. 
El traslado del lugar de trabajo puede conllevar nuevas oportunidades en tu terreno laboral.
El traslado del lugar de trabajo puede conllevar nuevas oportunidades en tu terreno laboral.

¿Qué opciones tiene el trabajador cuando la empresa le notifica una movilización de su puesto de trabajo? 

Una vez te hayan notificado el traslado del lugar de trabajo, no tengas miedo a hacer lo que realmente te conviene. Muchas personas por miedo a perder el trabajo aceptan las condiciones que no desean y luego tienen dificultades para coordinar su nueva vida laboral con su vida personal, donde hijos y pareja se ven implicados en el cambio.

Por eso es importante que conozcas las tres opciones que puede escoger el trabajador: 

1. Aceptar el traslado

Si la propuesta te parece adecuada y quieres sumarte al cambio, la primera opción que podrás coger es aceptar el traslado. 

En este caso, la empresa estará obligada a cubrir los gastos relacionados con el desplazamiento, tanto por tu parte como por parte de tu familia si fuera el caso. Esto podría ser pactado por ambas partes pero nunca podrá ser menor a lo indicado en cada convenio laboral.

En este caso lo mejor es que consultes con un abogado laboralista para ver si lo que te propone la empresa es correcto y todo el proceso se va a realizar en una buena dirección realizando una negociación que te beneficie.

A pesar de que el traslado del lugar de trabajo puede ser una decisión difícil, este cambio puede suponer grandes ventajas al mismo tiempo: más experiencia laboral, nuevos retos, una visión nueva de tu trabajo y hasta mejor retribución y nuevos contactos.

2. Finalizar el contrato laboral con derecho a paro e indemnización

Si por motivos diversos no te convence el traslado del lugar de trabajo y deseas no moverte de tu ciudad, ya sea por tu situación personal o cualquier otra razón, te tocará negarte al traslado, lo que implicará la finalización del contrato laboral.

Sin embargo, no será como un despido convencional, ya que tú no habrás tenido la culpa del cambio que ha decidido hacer la empresa, y por este motivo, tendrás derecho a una indemnización de 20 días de salario por año trabajando con un tope de 12 meses.

Para este hecho te recomendamos que consultes con un abogado especialista, para revisar si la indemnización que te están pagando es correcta y si, en tu caso, se podría conseguir otro tipo de indemnización por daños.

A pesar de ser una opción arriesgada, porque implica la finalización de tu empleo actual, podrás contar con la indemnización y al mismo tiempo tendrás derecho a paro para, mientras tanto, ir buscando otro nuevo empleo que se ajuste a tus necesidades.

elAbogado

¿Necesitas un abogado para tratar tu caso?

Te ayudamos a encontrar el abogado que necesitas

3. Impugnar el traslado por vía judicial

Si no estás conforme con ninguna de las dos opciones que te hemos dado hasta ahora y no quieres aceptar el traslado del lugar de trabajo, pero tampoco quieres finalizar el contrato, puedes impugnar la decisión de la empresa por vía judicial.

En este caso sí que será necesaria la ayuda de un abogado laboralista y para esta opción tendrás un plazo de 20 días, desde que recibes la notificación, para impugnar el caso.

Sin embargo, hasta que se dictamine la sentencia, deberás trasladarte al nuevo centro de trabajo.

Una vez se tenga la resolución, si el juez ha decidido que el traslado es injustificado, podrás quedarte en el centro de trabajo inicial, pero si no queda más remedio que trasladarse al nuevo centro y se dictamina que es justificado, volverás a tener que elegir con las dos opciones principales.

En este caso es importante que hagas caso a la ayuda de un abogado experto, pero nuestra recomendación es que de primera decidas aceptar o finalizar el contrato con derecho a paro e indemnización. 

¿Qué derechos puedo tener como trabajador si se produce un traslado del lugar de trabajo? 


Además de lo comentado hasta ahora, los trabajadores que estén obligados a decidir sobre el traslado del lugar de trabajo, podrán tener en cuenta lo siguiente: 

  • En el caso de que el traslado afecte a uno de los cónyuges, el otro, si fuera trabajador de la misma empresa, tendrá derecho al traslado a la misma localidad, si hubiera puesto de trabajo.
  • Si se es víctimas de violencia de género, de víctimas del terrorismo o de víctimas de violencias sexuales, y se ven obligadas a abandonar el puesto de trabajo en la localidad donde venían prestando sus servicios, para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral, se tendrá derecho preferente a ocupar otro puesto de trabajo, del mismo grupo profesional o categoría equivalente, que la empresa tenga vacante en cualquier otro de sus centros de trabajo.
  • Los trabajadores con discapacidad que acrediten la necesidad de recibir fuera de su localidad un tratamiento de habilitación o rehabilitación médico-funcional o atención, tratamiento u orientación psicológica relacionado con su discapacidad, tendrán derecho preferente a ocupar otro puesto de trabajo, del mismo grupo profesional, que la empresa tuviera vacante en otro de sus centros de trabajo en una localidad en que sea más accesible dicho tratamiento.

Aun así existen muchos matices y varios temas más a tratar en relación al traslado del lugar de trabajo. Por eso es imprescindible contar con la ayuda de un profesional legal para que te asesore y te indique en todo momento qué es lo más correcto para ti.

Puedes ampliar la información en el artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores. 

¿Qué pasa cuando el traslado del lugar de trabajo es colectivo? 

El traslado colectivo se refiere a aquel que se produce cuando existe una movilización de la totalidad de los trabajadores, siempre y cuando la empresa esté formada por más de cinco trabajadores, o cuando, en un plazo de noventa días, se produzcan diversas movilizaciones, como: 

  • Al menos 10 trabajadores en empresas de menos de 100 empleados. 
  • El 10% de los trabajadores de la empresa es de entre 100 y 300 empleados. 
  • 30 trabajadores en empresas con más de 300 empleados. 

En este caso, el empleado podrá acogerse a las tres opciones que se han descrito en uno de los párrafos anteriores, pero además, tendrá estos derechos: 

  • Un periodo de 15 días para realizar consultas legales con sus representantes para poder realizar las negociaciones pertinentes.  
  • La notificación del traslado con al menos 30 días de antelación. 
  • Se podrá reclamar en conflicto colectivo, paralizando así la tramitación de las acciones individuales realizadas, hasta su resolución. 

Sea el caso que sea, no tomes una decisión precipitada y asesórate de forma legal. 

Haz click en el banner y encuentra el abogado que necesitas.

REFERENCIAS 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.