Contactar con un abogado
elAbogado

Complai que? El Compliance o Protocolo de Prevención Penal

Complaique?

 

Seguramente cuando las empresas empiezan a oír hablar y a leer artículos sobre el Compliance se sienten un poco abrumadas por la vasta información y no muchas veces suficientemente argumentada, por ello el título del presente artículo “Complaique?”

 

A modo de introducción quiero resaltar que el vocablo anglosajón de “Compliance” tiene su plena equivalencia en castellano a “cumplimiento” o “conformidad”, dicho sea desde la visión normativa, o sea que Compliance sería el cumplimiento normativo o la conformidad legal en el seno de la empresa, pero con otro componente añadido que es la ética en los negocios.

La definición quedaría como que el Compliance es el cumplimiento ético normativo en la empresa.

 

Hasta la entrada en vigor del reciente Código Penal de 2015 la aplicación en nuestro país del Compliance había quedado reducido a las grandes corporaciones internacionales, al sector financiero y a las sucursales de empresas anglosajonas y ciertamente se limitaba al aspecto ético del mismo más que al meramente normativo.

Véase a modo de ejemplo que todas las corporaciones del IBEX 35 alardeaban de grandilocuentes códigos éticos que parecían más bien un brindis al sol que una norma conductual preceptiva en la empresa.

Ese modelo afortunadamente ha sido superado por la Ley que introduce el famoso artículo 31.bis del Código Penal.

Me atrevo a asegurar que afortunadamente ha sido superado puesto que la mera publicación en el portal de Internet de una compañía de un código ético o de buenas prácticas no tiene nada que ver con la exigencia actual de la ley.

El órgano de administración de la sociedad debe haber adoptado y ejecutado con eficacia, antes de la comisión del posible delito, modelos y protocolos de gestión idóneos para prevenir los ilícitos penales o reducir de manera significativa el riesgo de su comisión. Ojo al canto que va a pegar fuerte.

Empresas, delitos, penal, pero ¿esto qué es? Efectivamente, bienvenidos a la responsabilidad penal por incumplimiento normativo de las empresas.

Como indicaba con anterioridad vamos a requerir de dos elementos clave para que la empresa cumpla con sus obligaciones, que son la ética en los negocios y en las relaciones internas y externas, así como el cumplimiento legal de las normas en el más amplio sentido, aquí podemos incluir normas de calidad, reglamentos, ordenanzas y demás, no solamente las Directivas y Leyes de inferior rango.

Si conseguimos enlazar la ética y la ley en la empresa habremos obtenido cumplir con el espíritu de la norma penal, que no es otro que empezar a crear una real cultura del cumplimiento en el seno de la empresa.

 

-Hasta la fecha, las mercantiles se encontraban a un margen de la responsabilidad penal de las mismas, y es evidente pero quiero resaltarlo, que las mismas, las empresas, son una ficción jurídica, y carecen de una real capacidad de actuar, puesto que siempre requieren de las personas que son las que toman las decisiones y quienes en un momento dado las ejecutan o no, pero la empresa como tal carece de dicha facultad.

Pero claro es que la empresa podía convertirse en una impune vía de escape para la comisión de determinados ilícitos de tipo penal. No es menos cierto que desde siempre ha existido en nuestro sistema democrático medidas penales bien sea cautelares o de ejecución en las que se actuaba frente a la empresa o más bien, frente a sus bienes. Véase el decomiso, las subastas de bienes fruto del narcotráfico, y otras tantas.

 

La situación es bien distinta ahora, ya se han dictado hasta tres resoluciones del Tribunal Supremo en aplicación de la nueva legislación penal, y la tendencia es ir en gran aumento.

 

-¿Pero en qué consiste el protocolo de prevención penal que se debe implantar en toda empresa? Nos tiene acostumbrado el legislador a ir aumentando las conductas delictivas pero no a desarrollar con detalle los aspectos más mundanos de las mismas. Y esta parquedad ha obligado a la Fiscalía General del Estado a emitir una Circular xxxx para que los miembros del Ministerio Público puedan disponer de unos elementos y requisitos que van a exigirse a los protocolos de compliance que se realicen para las empresas.

 

En resumen, y siempre aconsejando la lectura de dicha Circular, el protocolo de prevención penal debe coser en un documento de trabajo las exigencias de una auditoría interna, del plan de prevención de riesgos laborales, del servicio de protección de datos de carácter personal, de la gestión documenta, medioambiental y de residuos, los sistemas informáticos y accesos, la vigilancia de las instalaciones, fusionar todo ello con los protocolos propios del sector en el que la empresa preste sus servicios, filtrarlo con la normativa específica y coronarlo con un sistema anónimo o canal de denuncias que pondrá en cuestión el código ético que se ha implantado. Todo ello, nos concluirá con un mapa de riesgos societarios, que tenemos que encuadrar en los xxx delitos que pueden cometerse por una persona jurídica.

Sobre dicho mapa de riesgos al trasponer los filtros a los cuales he hecho mención, obtendremos un degradado de los delitos y habremos sacado todo el jugo del compliance, que no es otro que detectar las actividades de la empresa sobre las que pueden derivarse en un ilícito penal con mayor probabilidad, saltando así las alertas.

Frente a dichas alertas debemos idear unos protocolos propios y exclusivos de la empresa que van a mitigar dichos riesgos, llegando a conseguir la plena exoneración de responsabilidad penal si los modelos o protocolos de prevención penal que implantamos son eficaces, y cuentan con medios proporcionados y adecuados al volumen de la empresa. Las PYMES ,  deben contar también por supuesto con los protocolos de prevención penal de compliance, pero con la ventaja que el órgano de dirección puede asumir las funciones de una forma directa.

 

Ferran González.-Abogado

Consultor ProtocoloPrevencionPenal.com

Últimas publicaciones de Ferran Abogados & Asociados

Los clientes que contactaron con Ferran Abogados & Asociados también contactaron con: