Contactar con un abogado
elAbogado

EL LEGADO DE COSA HIPOTECADA. LA EXTINCIÓN DEL LEGADO.

                           EL LEGADO DE COSA HIPOTECADA. LA EXTINCIÓN DEL LEGADO.

Cuando el testador legare una cosa empeñada o hipotecada para la garantía de alguna deuda exigible, el pago de ésta quedará a cargo del heredero. Si por no pagar el heredero lo hiciere el legatario, quedará éste subrogado en el lugar y derechos del acreedor para reclamar contra el heredero. Así pues, imaginemos que el testador es dueño de una joya que está empeñada para garantizar una deuda de 10.000 euros. Si el testamento dispone que dicha joya se ha de entregar a un legatario, los herederos habrán de pagar la deuda garantizada por la joya, (10.000 euros), además de entregar la joya al legatario. Si no lo hacen, el legatario podrá abonar dicha deuda, y reclamar a los herederos la mencionada cantidad.  

Cualquiera otra carga, perpetua o temporal, a que se halle afecta la cosa legada, pasa con ésta al legatario; pero en ambos casos las rentas y los intereses o réditos debidos con motivo de dicha carga, hasta la muerte del testador, son carga de la herencia. Es decir, se habrán de abonar con la masa hereditaria. 

Si la cosa legada estuviere sujeta a usufructo, uso o habitación, el legatario deberá respetar estos derechos hasta que legalmente se extingan.

El legado quedará sin efecto:

1º) Si el testador transforma la cosa legada, de modo que no conserve ni la forma ni la denominación que tenía.

2º) Si el testador enajena, por cualquier título o causa, la cosa legada o parte de ella, entendiéndose en este último caso que el legado queda sólo sin efecto respecto a la parte enajenada. Si después de la enajenación volviere la cosa al dominio del testador, aunque sea por la nulidad del contrato, no tendrá después de este hecho fuerza el legado, salvo el caso en que la readquisición se verifique por pacto de retroventa. Por ejemplo, supongamos que un señor es propietario de, entre otros bienes, un apartamento. Formaliza un testamento, y ordena que el apartamento se entregue como legado a  “A”. Con posterioridad, vende dicho apartamento a “B”, con pacto de retroventa, de forma que el piso volverá a ser propiedad del vendedor si el comprador no paga el precio íntegramente. Pues bien, si finalmente ocurriese que el comprador hubiera incumplido su obligación de pagar el precio y por consiguiente el piso volviese a ser propiedad del vendedor, el legado a “A” sería de nuevo válido. 

3º) Si la cosa legada perece del todo viviendo el testador, o después de su muerte sin culpa del heredero. 

Últimas publicaciones de JOSE IGNACIO TOSCANO GARCIA