JURISPRUDENCIA Y LEGISLACIÓN EN CASO DE RECLAMACIÓN DE DAÑOS POR COLISIÓN CON ANIMAL

JURISPRUDENCIA  Y LEGISLACIÓN INVOCABLE EN CASO DE RECLAMACIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOS POR ACCIDENTE DE TRÁFICO COMO CONSECUENCIA DE COLISIÓN CON OVEJA O ANIMAL EXTRAVIADO.

 

 

En cuanto al fondo del asunto, se invoca el artículo 1905 del Código Civil: “Artículo 1905 El poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido”.

 

 Se invoca también el artículo 1902 del Código Civil, la Ley del Contrato de Seguro, el Reglamento General de Circulación y el Texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.

Se ejercita la acción de recobro prevista en el artículo 43 de la Ley del Contrato de Seguro, que establece que el asegurador, una vez pagada la indemnización, podrá ejercitar los derechos y las acciones que por razón del siniestro correspondieran al asegurado frente a las personas responsables del mismo, hasta el límite de la indemnización satisfecha.

El Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación para la aplicación y desarrollo del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo establece en su artículo 126 que “En las vías objeto de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, sólo se permitirá el tránsito de animales de tiro, carga o silla, cabezas de ganado aisladas, en manada o rebaño, cuando no exista itinerario practicable por vía pecuaria y siempre que vayan custodiados por alguna persona. Dicho tránsito se efectuará por la vía alternativa que tenga menor intensidad de circulación de vehículos y de acuerdo con lo que se establece en este capítulo (artículo 50.1 del texto articulado).”

 

Se invoa la Sentencia 74/03 de la Sección 2ª de la Audiencia Provincial de Zaragoza de fecha 10/2/2003, Ponente Sr. Arqué Bescós, en la que se establece que “(...) los daños del vehículodel actor traen causa de la irrupción en la calzada de una oveja propiedad de la recurrida en virtud de la prueba practicada en autos, siendo responsabilidad de ésta en virtud de los dispuesto en el Artº. 1.905 del Código Civil, por lo que es clara la obligación de indemnizar al  actor los daños ocasionados.”

 

Invocamos también la Sentencia 313/2000 de la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Zaragoza, de fecha 8 de mayo de 2000, Ponente Sr. Navarro Peña, que establece:

“SEGUNDO - El artículo 1905 del Código Civil , al disponer que "el poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido", constituye uno de los supuestos de responsabilidad objetiva admitidos en nuestro ordenamiento, como señala la doctrina jurisprudencial, recogida entre otras muchas, en las sentencias del Tribunal Supremo de 27 de Febrero de 1996 (RAJ 1996, 1266) y 21 de Noviembre de 1998 (RAJ 1998, 8751 ), que destaca que la razón de ser de dicho precepto se asienta en el potencial peligro que todo animal representa, lo que exige que deba ser continuamente controlado por quien está en disposición de hacerlo, esto es, su poseedor o quine se está sirviendo de él, bastando para generar dicha responsabilidad que el daño esté causado por el animal, sin más causa de exoneración que la fuerza mayor o la culpa de la víctima, incumbiendo su cumplida acreditación a la parte demandada que las alegue.

En el caso de autos ha quedado cumplidamente probado, y así lo señala la propia sentencia de instancia, que la colisión entre el vehículo automóvil de referencia y la ovejapropiedad de la demandada se produjo sobre la calzada, por la que circulaba dicho turismo, al cruzarla el animal fuera del control o vigilancia del pastor.

No ha quedado acreditado, por el contrario, y frente a lo argüido en dicha resolución, que dicho accidente fuese achacable a supuesto alguno de fuerza mayor, ni tampoco a culpa del conductor del vehículo, sin que el hecho de que dicho tramo de carretera discurra por la Cabañera Real de Navarra, como indica el croquis  elaborado por la Guardia Civil y obrante al folio 61, revele sin más una conducta culpable o negligente de aquel.

Concurriendo, por tanto, todos los requisitos previstos en dicho precepto del Código Civil para generar en la demandada la obligación de resarcir a la actora por los daños sufridos en el vehículode su propiedad a consecuencia del impacto contra la mentada res lanar, procede el acogimiento de su demanda.”

 

 

        

Publicaciones de Miguel Guillén LLovería

TAXI. DOCTRINA Y JURISPRUDENCIA APLICABLE PARA RECLAMAR PARALIZACIÓN DE VEHÍCULO TAXI

TAXI. DOCTRINA Y JURISPRUDENCIA APLICABLE PARA RECLAMAR PARALIZACIÓN DE VEHÍCULO. La Sentencia 94/13 de la Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Zaragoza, de 3 de junio de 2013, que admite el Certificado de la Asociación de Taxi como medio válido para calcular el lucro cesante: “(...) esta Sección ya se ha pronunciado y ha llegado a la conclusión sobre el cálculo del lucrocesante de los conductores de auto-taxis que es admisible como prueba la certificación del gremio, pues es notorio,...

No suele ser buena idea declararse en quiebra si eres persona física.

¿Si una persona tiene muchas deudas merece la pena declararse en concurso voluntario de acreedores? Lamentablemente no existen “soluciones mágicas” para los problemas económicos, ni existe un procedimiento judicial que “borre” las deudas de las personas físicas. Aunque pueda parecer extraño, no suele ser aconsejable que una persona física se declare en concurso voluntario de acreedores. En primer lugar, no supone la suspensión de la ejecución hipotecaria de la vivienda, que por otra parte, suele...

Abogados en Zaragoza similares a Miguel Guillén LLovería

Los clientes que contactaron con Miguel Guillén LLovería también contactaron con: