Oficinas de farmacia en el IRPF

La AEAT en su consulta vinculante del 20 de septiembre v1834-12 considera a las farmacias como no contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades.

La fundamentación jurídica correspondiente se basa en el siguiente articulado. El artículo 103.4 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad (BOE de 29 de abril) dispone que: “sólo los farmacéuticos podrán ser propietarios y titulares de las oficinas de farmacia abiertas al público.

Por su parte, la ley 16/1997, de 25 de abril, de Regulación de Servicios de las Oficinas de Farmacia (BOE de 26 de abril), establece en su artículo 1, “Definición y funciones de las oficinas de farmacia”, lo siguiente:

“En los términos recogidos en la Ley 14/1986, General de Sanidad, de 25 de abril, y la Ley 25/1990, de 20 de diciembre, del Medicamento, las oficinas de farmacia son establecimientos sanitarios privados de interés público, sujetos a la planificación sanitaria que establezcan las Comunidades Autónomas, en las que el farmacéutico titular-propietario de las mismas, asistido, en su caso, de ayudantes o auxiliares, deberá prestar los siguientes servicios básicos a la población:

1. La adquisición, custodia, conservación y dispensación de los medicamentos y productossanitarios.
(…)”

Se deduce que aún cuando la quiera constituir una sociedad limitada profesional para la gestión del negocio de farmacia, y por ello realice las aportaciones de existencias, útiles y el local comercial. Debe, no obstante, reservarse la licencia administrativa por imperativo legal a nombre del consultante.

Desde el punto de vista mercantil y sanitario no hay inconveniente para la inscripción de la nueva sociedad en el Registro Mercantil y en el Registro de Sociedades del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Provincia.

Además desde el punto de vista tributario el rendimiento que obtiene el Farmacéutico en la dispensación de los medicamentos, se integra dentro de las actividades económicas, junto con el resto de los rendimientos que corresponda a las actividades legalmente atribuidas a la oficina de farmacia.

Desde el punto de vista contable los los gastos incurridos por elementos patrimonales distintos a los anteriores pueden ser titularidad de una sociedad mercantil y por tanto gasto contable.

En conlclusión el farmacéutico en el método de estimación directa, la base imponible la calcula, conforme a las normas previstas en lay ley del IRPF y el Código de Comercio y preceptos legislativos, estando condicionado la deducibilidad de los gastos al principio de correlación del ingresos, de tal forma de que aquellos gastos ocasionados y que se acrediten en el ejercicio son deducibles siempre y cuando no se trate de los gastos comprendidos en el art. 14 de la TRLIS.

No olvidar que el farmacéutico y la sociedad mercantil son sujetos vinculados en los términos del artículo 16 TRLIS en relación con el artículo 41 de la LIRPF que dispone que “la valoración de las operaciones entre personas o entidades vinculadas se realizará por su valor normal de mercado, en los términos previstos en el artículo 16 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.”

Para una más información adjunto el link de la Consulta vinculante:

http://petete.minhap.es/Scripts/know3.exe/tributos/CONSUVIN/texto.htm?NDoc=24242&Consulta=%2EEN+NUM-CONSULTA+%28v1834-12%29&Pos=0&UD=1

Publicaciones de Ricardo Moisés Ocaña Romero

Abogados en Málaga similares a Ricardo Moisés Ocaña Romero