Contactar con un abogado
647 965 244
elAbogado

ACCIDENTES DE TRÁFICO: SINIESTROS DE BAJA INTENSIDAD

A nivel procesal, los accidentes de tráfico de baja intensidad son aquellos supuestos donde la prueba de la relación causal entre la colisión (accidente) y las lesiones producidas es difícil de probar, y ello tanto para el letrado del perjudicado como para el Juez al valorar los hechos.

Y es que, se trata de accidentes de tráfico en los cuales los daños materiales producidos al vehículo apenas tienen importancia y sin embargo las lesiones son de cierta entidad, pudiendo permanecer el lesionado varios meses de baja, o con secuelas.

Es extensa la jurisprudencia que avala que accidentes aparentemente inofensivos pueden tener consecuencias nada deseables para los ocupantes de los vehículos, por ello, a pesar de su dificultad a la hora de acreditar las lesiones producidas, estas son totalmente factibles y posibles, de manera que en aplicación de la debida estrategia por parte del abogado del perjudicado, y a través de las herramientas de las que dispone éste último, como un buen informe pericial médico, no tiene por qué existir problema a la hora de acreditar el nexo causal o relación causal.

Es evidente que en muchos de  los numerosos siniestros de baja intensidad que se producen, existen reclamaciones por los “supuestos lesionados” que son auténticos fraudes. Ello implica que los Jueces sean estrictos a la hora de valorar y determinar las reclamaciones en siniestros de este tipo, y que no solo un parte médico de “latigazo cervical” sea suficiente para estimarlas.

Tienen que darse unas circunstancias y requisitos mínimos para que el Juez determine la existencia de un nexo causal entre el accidente y las lesiones que se están reclamando.

El impacto de un vehículo sobre otro tiene que tener una entidad suficiente para generar una transmisión de energía bastante que genere un movimiento capaz de producir lesiones en la zona cervical.

La mera versión del lesionado sobre sus lesiones y el accidente casi nunca es suficiente para que se estime por el Juez su reclamación. Serán precisas pruebas médicas complementarias que acrediten que la magnitud de la lesión es susceptible con dicho accidente.

Existen cuatro criterios muy importantes que todo lesionado debe tener en cuenta a la hora de reclamar por sus lesiones en un siniestro de baja intensidad, y ellos son los siguientes:

  1. Exclusión: Que no exista otra causa que justifique las lesiones que se reclaman.
  2. Cronológico: Que el lesionado haya recibido la atención médica en un plazo razonable, es decir, no mas tarde de los tres días posteriores al accidente.
  3. Topográfico: Que la zona corporal afectada y la lesión sufrida guarden relación.
  4. Intensidad: que la intensidad y la mecánica del accidente afecten a su existencia o que se haya producido.

Será la libre apreciación por el Juez de las pruebas existentes y aportadas al procedimiento, así como la correcta actuación letrada, lo que conlleve la estimación o desestimación de la reclamación.

Siendo así, es necesario que delegue con un abogado especialista en tráfico que le exponga la viabilidad del caso, y articule correctamente la pretensión ante la compañía aseguradora responsable y el Juzgado.